lunes, 6 de marzo de 2017

Que tanto conocemos sobre la moda segunda parte.

Como les decía hace un par de días la camisa es una prenda con varios secretos.

Imagen.
Como se habrán dado cuenta esta prenda se abotona diferente si eres hombre a si eres mujer; existen tres teorías al respecto. La primera cuenta que esto se debe a los comienzos de la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres.
La ropa para ellas en esa época resultaba muy incomoda y poco práctica por lo que ellas comenzaron a ver las prendas masculinas, en especial las camisas como más prácticas y cómodas, pero para diferenciarlas de las de ellos colocaron los botones del lado opuesto al de los hombres.
La segunda teoría se refiere al hecho que por esos años las damas eran ayudadas a vestirse por sus sirvientas y para ayudar a la comodidad de éstas se colocaron los botones a la izquierda.
La tercera y más descabellada (en mi opinión) de las teorías justifica esto al hecho que  los hombres podían desprenderse o desabrocharse la camisa con la mano izquierda y sostener la espada con la derecha. Mientras que la mujer solía sostener al niño con la izquierda y desabotonar su camisa con la mano derecha.



Imagen.
¿Han notado que muchas camisas masculinas tienen en la parte superior de la espalda un trozo de tela sin utilidad aparente? Bueno, les cuento que no tiene utilidad, por lo menos en el presente.
En su origen si la tenía. Resulta que las camisas se inventaron antes que las perchas y este trozo de tela tenia la función de servir para ayudar a colgar la prenda de cualquier gancho y que esta no se arrugara demasiado.



Imagen.
¿Cuántos de ustedes han notado que el ojal de más arriba de la camisa y el de más abajo están de forma horizontal, mientras que el resto se encuentran verticalmente ubicados? Se debe a que se desprenden de forma más fácil que el resto y al colocar los ojales de manera horizontal se evita este problema.




Imagen.





No tengo que decirles que el trozo de tela extra que traen algunas camisas es para que lo utilices en caso de rotura, al igual que los botones de más que traen con ellas.



















2 comentarios:

  1. Añado otras teorías: El trozo de tela de más es para probar el lavado, ver si destiñe o si pierde color. Otra teoría es que el último ojal está en horizontal para saber, sin tener que mirar, que has llegado al fina de la botonadura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perfectamente valido esos usos Cesar. saludos:))

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...