viernes, 26 de diciembre de 2014

El Chivito.

Chivito.

“El Chivito” surgió como comida rápida por pura necesidad e inventiva, su creador Antonio Carbonaro cuenta que una noche llega una señora al restaurante (hablamos de los años 40 en Punta del Este) y pide algo rápido para comer, no conforme con el menú consulta si no tienen carne de chivo (¿). Ni corto ni perezoso Carbonaro se dirige a la cocina e improvisa un sandwich con un churrasco de lomo.
A pesar de no tener carne de chivo, a la señora le encanto y desde ese día “El Chivito” se ha transformado en un plato típico uruguayo a la altura de la parrilla. Con el paso de los años este plato ha tenido diferentes versiones, al pan, al plato, canadiense y hasta existe el chivito vegetariano (o sea un plato carnívoro, sin carne¿?) Hoy su hija es la máxima difusora de esta historia, si se cruza contigo en la calle te para para contártela, su padre no habrá inventado la vacuna contra la estupidez pero el chivito es casi tan importante como eso.
De todas las versiones tal vez la más popular sea la del chivito canadiense, igual que el original que surgió de la improvisación, el canadiense tiene un origen parecido. En un bar de Montevideo en los años 50 no tenían jamón para el chivito y se improvisa con tocino canadiense, el éxito fue inmediato y nació el chivito canadiense. Hoy no se utiliza el tocino canadiense por el costo, se suplanto por panceta ahumada pero mantiene su nombre original

Receta.

Primero hay que freír (en una plancha) la panceta, el morrón en rodajas, la cebolla también cortada en rodajas, luego cocinamos el churrasco en la grasa de la panceta a gusto (jugoso o bien cocido) con un poco de sal. Luego que lo des vuelta colocar sobre él la panceta, el jamón y la mozzarella, en la misma plancha freír un huevo (puede utilizarse un huevo duro en rodajas, en vez de el frito).
Cuando esté todo pronto poner el churrasco con el jamón y el queso sobre el pan, más el huevo, la lechuga, el tomate, el morrón, la cebolla y todo los aderezos que tu cuerpo resista (aceitunas, pikles, mayonesa, mostaza, criolla, etc), acompañado de papas fritas o ensalada rusa queda un plato con el que terminas transpirando colesterol, pero delicioso. Te recomiendo que tengas cerca una sábana de servilletas porque las vas a necesitar.

Chivito al plato.

Ingredientes:

Pan (tortuga o pan francés). 
Panceta (dos o tres fetas).
Morrón (unas rodajas).
Cebolla (también unas rodajas).
1 huevo.
1 churrasco de lomo.
Porción de papas fritas.
Pizca de sal.
Porción de ensalada rusa.
Todo lo demás que te guste.



Lo más extraordinario de “EL Chivito” es su adaptabilidad a los gustos de cada persona, podemos poner o quitar ingredientes a nuestro gusto. Pocos platos tienen esa flexibilidad, hasta lo podemos preparar sin carne. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...